INICIO Perros clic aqui Gatos clic aqui Otros clic aqui Clic en la imagen

"Los animales y la naturaleza son poca cosa para el hombre cuando el hombre es poca cosa".

lunes, 9 de diciembre de 2013

Los perros sienten el dolor de los humanos


Los perros sienten el dolor de los humanos más aún que otro ser humano y la instintiva necesidad de consolar y mimar.

Perros de diferentes edades y razas fueron expuestos a tres tipos de estímulos: una persona llorando, una persona haciendo un sonido extraño y una persona llevando a cabo una conversación casual.

Reflejaron indiferencia ante los diálogos, sin embargo, cuando algunas de las personas fingieron llorar, se acercaban y, adoptando una actitud sumisa, buscaban de inmediato contacto físico como una forma de mitigar esa tristeza, de aliviar el dolor con sus "mimos". La mayoría  respondió lamiendo e intentando consolar.

Es así como han surgido diversas categorías de perros que proveen cuidados a las personas con problemas de salud mental. En primer lugar, están los perros que ofrecen servicios psiquiátricos,  para aquellas personas con discapacidades mentales.

Luego vienen los perros de apoyo emocional, quienes proveen consuelo y motivación a las personas con discapacidades. Éstos pueden abordar aviones y vivir en casas en donde usualmente no serían aceptados, si se cuenta con la documentación correspondiente. Finalmente están los perros para terapia, los cuales ayudan a un grupo grande de personas. Éstos son llevados a los hospitales para confortar a los pacientes.

Excelente en la terapia para niños que presentan perturbaciones mentales como autismo, que son solitarios, introvertidos o tienen dificultad de palabra y relación y que, sin saberlo, establecen una amistad con el perro siempre dispuesto a escuchar. Llevándolos inconscientemente al desarrollo de sus habilidades sociales.

Quienes viven con impedidos físicos o que presentan dificultades motoras, son motivados a desplazarse, jugando, invitados por ellos a moverse poco a poco y recuperarse de sus lesiones sin esfuerzo.

Al recibir esta ayuda, el enfermo eleva su autoestima, seguridad en la vida y la confianza, ya que los perros brindan un nuevo significado a sus vidas.

Una novedad es la ayuda que pueden brindar en el caso del Trastorno de Estrés Postraumático que padecen los militares veteranos.

O sea, que además de su importancia en el entorno familiar y de su compañía en la vida diaria, también son excelentes profesionales.

viernes, 20 de septiembre de 2013

España: Cárcel por matar animales domésticos, según el Código Penal

Imagen 20 minutos.es

 Las personas que causen la muerte de un animal doméstico o domesticado deberá enfrentarse a penas de prisión que van de los 6 a los 18 meses, según la reforma del Código Penal aprobada este viernes (20/09/2013) por el Gobierno en el Consejo de Ministros.
El maltrato injustificado será castigado con la pena de tres meses a un año de prisión.

Asimismo se contempla por este mismo delito la inhabilitación especial de dos a cuatro años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales domésticos o amansados.

 La reforma establece además que quien, por cualquier medio o procedimiento, maltrate injustificadamente a los animales domesticados o domésticos, o les cause lesiones que menoscaben gravemente su salud, será castigado con la pena de tres meses a un año de prisión.

Asimismo, y para este supuesto, se contempla la inhabilitación especial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales domésticos o amansados.

 Las penas previstas en el apartado anterior se impondrán en su mitad superior cuando se hubieran utilizado armas, instrumentos, objetos, medios, métodos o formas concretamente peligrosas para la vida del animal, o hubiera mediado ensañamiento o se hubiera causado al animal la pérdida o la inutilidad de un sentido, órgano o miembro principal.

Fuente: 20 minutos

jueves, 4 de julio de 2013

Sistema muscular del gato. Anatomia






Los músculos del gato son más de 500.

Músculos cutáneos. Dan a la cara su expresión. Son muy finos y están situados inmediatamente debajo de la piel. De gran importancia para el estudio del comportamiento y en neurología; permiten agachar las orejas, cerrar los párpados, mostrar los dientes.

De la mandíbula. El digástrico es el encargado de que la mandíbula pueda abrirse ampliamente. El temporal, el masetero y el pterigoides permiten que se cierre con eficacia.

Flexores del cuello. Branquicefálico, esternocefálico y cervicales ventrales. Son complejos y numerosos. Hacen pivotar la cabeza, movilizan el hombro hacia adelante, etc.

Extensores de la columna vertebral. Componen la masa común de los lomos y de los músculos cervicales dorsales e intervienen de forma activa en la detención de saltos y carreras. Si se contraen independientemente los del lado derecho o los del izquierdo, permiten los cambios bruscos de dirección.

Flexores de los lomos. Los abdominales(Oblicuo externo e interno y recto del abdomen) y el psoas son indispensables para plasmar la potencia y la flexibilidad de la columna vertebral.


Extensores del brazo. El branquiocefálico y el supraespinoso alargan la zancada, permitiendo que el brazo puede adelantarse mucho y preparar la recepción después de un salto.


Flexores del brazo. El gran dorsal, el tríceps braquial y el pectoral ascendente hacen que el brazo se aferre al suelo hacia atrás en las carreras rápidas. Muy potentes, estos músculos participan también cuando el gato trepa.

Extensores del antebrazo. El tríceps braquial, el músculo más poderoso del miembro anterior, hace posible una función tan importante como la propulsión al flexionar el brazo y extender el antebrazo.

Flexores del antebrazo. Bíceps y bíceps braquial preparan sobre todo la fase de recepción de los miembros en el suelo después de la fase activa de propulsión, asegurada por loa músculos extensores.


Extensores de la mano. Los antebranquiales craneales colocan la mano en posición adecuada antes de entrar en contacto con el suelo.Estos músculos manifiestan la facultad del sistema nervioso central de percibir claramente la posición instantánea de los miembros en el espacio y de orientar la forma adecuada la mano o el pie de manera refleja.

Flexores de la mano. Los antibranquiales caudales favorecen que el gato se agarre al suelo hacia atrás después de la propulsión (uno de ellos, el flexor profundo de los dedos, permite al gato sacar de manera
voluntaria las garras, que normalmente permanecen retraídas gracias a un pequeño ligamento dorsal.)

Extensores del muslo. Gracias a ellos, los potentes glúteos cumplen una función propulsora primordial.

Extensores de la pierna. El cuádriceps femoral es, en gran parte, el responsable de la amplitud de los saltos que puede realizar el gato.


Flexores de la pierna. Los músculos isquiotibiales hacen que el miembro permanezca pegado al cuerpo después de la propulsión.

Flexores del pie y extensores de los dedos. Los tibiales craneales, al igual que sus homólogos del miembro anterior, ponen el pie en posición antes de tomar contacto con el suelo.

Extensores del pie y flexores de los dedos. Los tibiales caudales participan también en la propulsión, pero son menos potentes que el cuádriceps o los glúteos.

Músculos de la cola. Son muy numerosos y, gracias a ello permiten tanta movilidad al miembro y desempeñan una importante función de equilibrio y expresión de comportamientos.




Movimientos

Gracias al conjunto del aparato locomotor, el gato se desplaza principalmente con tres tipos de marcha: paso, marcha más lenta durante la cual conserva siempre tres puntos de apoyo en el suelo. Trote o marcha intermedia y galope, marcha más rápida.

Si bien esta clasificación puede aplicarse estrictamente para el caballo, en el caso del gato resulta insuficiente dada la gran variedad de sus desplazamientos. Cuando el gato se mueve en línea recta, lo hace siguiendo esos tres tipos de marcha, pero en una situación real en plena naturaleza, bota, gira 90º en un metro, se agazapa, repta, etc., demostrando a la perfección la riqueza de comportamiento de un depredador.


No obstante, cada uno de sus desplazamientos se puede descomponer y analizar en términos de mecánica muscular.


En síntesis:



A. M. Temporal.

B. M. Masetero.

C. M. Digástrico.

D. M. Espino/acromio/clavículo del toideo.

E. M. Bíceps braquial.

F. M. Extensores de la mano/dedos.

G. M. Flexor de la mano/dedos.

H. M. Pectoral ascendente.

I. M. Extensor del píe y flexor de las uñas.

J. M. Flexor del píel y extensor de las uñas.

K. M. Tendón de aquiles(cuerda de la corva)

L. M. Sartorius tibial

M. M. Gracilis

N. M. Biceps femoral

O. M. Semitendinoso.

P. M. Semimenbranoso.

Q. M. Caudales.

R. M. Pubocoxigeno.

S. M. Parameral.

T. M. Glúteo superficial.

U. M. Glúteo medio.

V. M. Tensor de la fascia lata.

W. M. Sartorio rotular.

X. M. Oblícuo abdominal externo..

Y. M. Dorsal grande.

Z. M. Serrato ventral.

ZA. M. Trapecio.

ZB. M. Omotransverso.

ZC. M. Braquicefálico.

ZD. M. Esternocefálico.



Bibliografía:

Enlaces (pinchar sobre los títulos):

Disección de los músculos del gato

Músculos de las piernas

En la biblioteca: Atlas en Color - 10. El gato


sábado, 29 de junio de 2013

lunes, 10 de junio de 2013

Anatomia del gato. El esqueleto






El cuerpo de un gato  presenta un esqueleto con 244 huesos (la cantidad exacta no se ha podido identificar debido la diversidad de datos contradictorios y las diversas razas o clases), aparentemente 38 huesos más que el del ser humano que tiene 206. Esto se debe al elevado número de huesos que forman la columna vertebral del gato, que se extiende hasta el extremo final de la cola en casi todas las razas de gatos. El esqueleto conserva las mismas peculiaridades básicas en todas las razas, salvo en contadas excepciones como es el caso del gato Manx o Bobtail japonés.  
La morfología del gato no presente grandes variedades, aunque sí se distinguen ciertas diferencias en el cuerpo. Se clasifica en tres tipos:
 
- cobby compacto y macizo, cabeza pequeña y redonda, cara plana, hombros y cuartos traseros anchos y patas cortas. (Europeo de pelo corto y persa).
 
- musculoso cabeza redonda, hombros y cuartos traseros medianos y patas semicortas. (Devon rex y Cornish).
 
- ágil cabeza alargada en forma de cuña, hombros estrechos, patas largas y finas. (Siamés).


El rasgo más característico del esqueleto felino es la flexibilidad de su espina dorsal, está compuesta por  7 vértebras cervicales, 13 dorsales, 7 lumbares, 3 sacras y 21 entre las coccigeas y las caudales. Las costillas, 13 en cada lado, son cortas y robustas. Mantiene la flexibilidad  debido a la unión relativamente suelta de las vértebras, separadas, como en los humanos, por discos. La columna está unida al cráneo y se extiende hasta la punta de la cola. Todo el cuerpo es flexible, el movimiento de la cola le permite mantener el equilibrio cuando escala o camina por lugares estrechos.

No presenta clavículas que le quiten agilidad,  Todo se mantiene unido por ligamentos y músculos, permitiendo al hombro mayor libertad de movimientos. La articulación escápulo-humeral le permite que mueva su miembro anterior en casi cualquier dirección y la presencia de más de 500 músculos le imparten una gran variedad de movimiento a los huesos, además con un sentido nervioso y del equilibrio muy desarrollado, hace que el felino doméstico tenga movimientos casi perfectos que al verlos cautiva y fascina.

Es evidente que lo que gana en flexibilidad lo pierde en fortaleza, de ahí que sea delicado y la dureza de otros animales puedan dañarlo o quebrarlo con facilidad. No obstante tiene sus ventajas ya que el poderío se lo da el andar por cualquier sitio y la destreza en los saltos.



Andan apoyándose sobre los dedos, por lo que se dice que son digitígrados, de esta forma aumentan la longitud de la zancada e incrementan la velocidad. Los músculos traseros son muy robustos haciendo el trabajo más pesado, lanzan el cuerpo hacia delante e impulsan el salto. Cuando trepan el esfuerzo mayor lo realizan sus patas delanteras.

El gato doméstico mueve los miembros de un solo lado a la vez, es decir, el miembro anterior  y posterior de un lado y después ambos miembros del otro lado. Este movimiento es exclusivo del gato doméstico, inclusive los otros felinos se mueven de la misma manera que otros animales, con excepción del camello y la jirafa que sí se mueven igual que el gato.
No realiza carreras prolongadas porque se fatiga con facilidad,  pero cuando lo hace se desplaza a 45 km/hora.

Todas las acciones físicas de los gatos están dirigidas por un entramado de más de 500 músculos, controlados a su vez por un centro de información altamente desarrollado en el cerebro.   El cerebro de un gato pesa entre 20 y 30 gramos, pero la proporción del peso de éste con respecto al del cuerpo es más alta que en la mayoría de los mamíferos, a excepción de simios y humanos.

La cabeza es redondeada y se apoya en las vértebras cervicales. Al contrario de lo que ocurre en las otras razas, en las que el hocico tiene una forma alargada hacia delante formando prácticamente un triángulo, en el persa, por ejemplo, los huesos anteriores se han acortado y han provocado el aplanamiento de los rasgos faciales. La cavidad craneal es más amplia, porque el hueso frontal se alza con convexidad desde el punto de inserción del reducido tabique nasal. El abombamiento deja un amplio  espacio a las cavidades orbitales.


El hueso maxilar es ancho. Tiene 30 dientes: 12 pequeños incisivos, 4 afilados caninos, 10 premolares y 4 molares felinos y están provistos de una corana de puntas agudas.


FORMULA DENTAL DEL GATO
*CACHORRO: 26 p. 2x ( 3/3 incisivos - 1/1 caninos - 3/2 molares).
*ADULTO: 30 p. 2x ( 3/3 incisivos - 1/1 caninos - 3/2 premolares - 1/1molares).

APARICIÓN DE LA DENTICIÓN
Entre 3 y 4 semanas Salen los 12 incisivos + 4 caninos de leche.
A las 4 semanas Todos los incisivos y caninos presentes de leche.
Entre 4 y 6 semanas Salen los 26 molares de leche.
Hacia las 6 semanas Dentición de leche completa (26 piezas)

Entre 4 y 4,5 meses Salen los incisivos de la dentición adulta.
Entre 4 y 5 meses Salen los molares de la dentición adulta.
Entre 4,5 y 6 meses Salen los premolares de la dentición adulta.
Hacia los 5 meses Salen los caninos de la dentición adulta.
Entre 6 y 7 meses Dentición adulta completa (30 piezas)



Uñas
 
Tienen cinco uñas en las patas delanteras y cuatro en las traseras, las cuales usan para atacar, trepar o correr, y que enfundan cuando están tranquilos. Las patas terminan en cojinetes muy sensibles y sin pelo. Hay felinos a los que les gusta sacar las uñas por placer y una minoría incluso carecen de este mecanismo retráctil debido a un defecto genético.  Todos los felinos, salvo el guepardo, son capaces de extender y contraer las uñas voluntariamente. Este mecanismo está formado por un ligamento elástico que une los dos últimos huesos de la garra, conectado mediante tendones a los músculos de las patas. En una situación normal, la uña se mantiene bajo una capa de piel gracias a la tensión del ligamento. Cuando aparece un estímulo, los músculos retraen los tendones y extienden el hueso final, empujando la uña hacia delante y hacia fuera. Los tendones sujetan las dos falanges finales para que la articulación quede rígida.



Resumiendo:

La función principal del esqueleto del gato es proporcionar apoyo para el cuerpo del animal y proporcionar un sistema de palanca junto con las articulaciones que permiten la movilidad.

El esqueleto también protege a los órganos y tejidos vitales en el cuerpo por las rodea total o parcialmente. Además, en los gatos, al igual que los humanos, los huesos actúan como un sitio de almacenamiento de grasa y minerales como el calcio y el fósforo, y como un centro de producción de las células rojas de la sangre.

A diferencia de los humanos, un gatito nace con todos los huesos y articulaciones, ligamentos y tendones (tejidos que conectan los huesos o músculos) que puede llegar a tener en su vida.

 Hay dos diferencias principales entre el esqueleto de un gato y un humano. El gato tiene más vértebras que forman la columna vertebral o espina dorsal, debido principalmente a la presencia de la cola.
Además, las vértebras no están tan estrechamente conectadas entre sí, permitiendo una flexibilidad mayor para el gato arco su espalda y compresión en lugares estrechos.
El esqueleto de gato no incluye una clavícula, o la clavícula, que ampliaría el pecho del gato.

 El esqueleto axial se compone de los huesos de la cabeza y el tronco, como el cráneo y la columna vertebral. Lo cantidad de huesos del cráneo son casi las mismas en todos los mamíferos, que sólo difieren en tamaño y forma. Por ejemplo, el hueso parietal en gatos es grande y bien desarrollado, pero en otros animales tales como caballos, que es pequeña.
Los huesos nasales del gato son cortos porque tienen caras relativamente cortos y sus arcos cigomáticos (pómulos) son la parte más ancha  del cráneo.

La columna vertebral del gato está formada por siete vértebras cervicales, 13 vértebras torácicas, siete vértebras lumbares, tres vértebras sacras, y entre cinco vértebras y 23 coccígea.
La primera vértebra cervical en un gato que se llama el atlas, y consta de dos grandes alas como los procesos que se pueden sentir justo detrás del cráneo del gato.
Las vértebras coccígeas forman la cola y el número de huesos en la cola varía entre las especies e incluso dentro de una especie de gato.

 El esqueleto apendicular hace que los huesos de los apéndices, tales como las patas delanteras y traseras y la pelvis encajen perfectamente.

Los huesos de las extremidades son muy similares a los huesos humanos, pero también pueden estar en un lugar diferente al esperado. Por ejemplo, los gatos son animales digitígrados, lo que significa que no caminan sobre un pie como los humanos. Los gatos caminan sobre las patas que consta de cuatro dígitos similares a los dedos humanos, y consisten en una fila de dos o tres huesos llamados falanges para formar dedos de los pies.

Espolón del gato, hasta el cojinete del no-peso mayor garra en el pie, es similar a nuestro pulgar.



Cráneo: caja ósea que contiene el encéfalo.
Vértebras cervicales: hueso del cuello.
Vértebras torácicas: hueso que forma la parte dorsal de la caja torácica.
Vértebras lumbares: hueso del lomo situado al nivel de los lomos.
Sacro: conjunto de las vértebras sacras.
Vértebras caudales: hueso de la cola.
Pelvis: hueso en la parte inferior del tronco.
Fémur: hueso de la parte de la pata trasera la más cercana del cuerpo del gato.
Peroné: uno de los dos huesos de la parte inferior de la pata trasera del gato.
Tarso: hueso del talón.
Metatarso: hueso del pie situado entre tarso y falanges.
Falange: hueso que forma las garras.
Garra: uña puntiaguda situada al extremo de los falanges.
Tibia: uno de los dos huesos de la parte delantera de la pata trasera del gato.
Costilla: hueso de la caja torácica.
Cúbito: uno de los dos huesos de la parte inferior de la pata delantera del gato.
Una: órgano duro que termina el dedo
Radio: uno de los dos huesos de la parte inferior de la pata delantera del gato.
Húmero: hueso de la parte superior de la pata delantera del gato.
Esternón: hueso que forma la parte delantera de la caja torácica.
Omóplato: hueso del codillo.
Mandíbula: maxilar inferior.
Diente: órgano duro implantado en la mandíbula y sirve a triturar los alimentos.
Orbita: cavidad del cráneo en la que se aloja el ojo.

  *****
Bibliografía

Ver en el “Atlas en Color. Anatomía del perro y el gato”: El gato cap. 10- pág. 412. Pincha Aquí

Tutorial Interactivo Skull traducido Anatomía del gato-aquí (leer las Intrucciones)

Radiología Veterinatia-aquí